Especias para el Frío

Especias para el Frío

Santiago Sahli  /  Chef Sansabor

 

Especias para el Frío

La llegada del frío trae consigo las ganas de pucheros y lentos cocimientos, con ventanas empañadas y aromas especiados flotando en el aire. Acá una lista de algunos sabores y olores que debieran ser los protagonistas en tu cocina esta temporada, para lograr esas bucólicas escenas caseras que evocamos cuando echamos de menos un invierno acogedor.

  

Hierbas

Salvia: Esta hierba de olor profundo, al ser un arbusto perenne, puede estar presente en tu jardín durante todo el año. La preparación más sencilla y clásica en donde muestra todo su esplendor, es saltear suavemente un puñado de hojas en un sartén con mantequilla, y echar ésta a los tallarines, con unos chorritos de crema y unos puñados de queso parmesano. Combina de maravillas con una pierna de chancho al horno, o un gratín de verduras.

Tomillo: Más suaves que la anterior, pero también presentes todo el año, son estas ramitas de  hojas diminutas. Un buen ramillete, amarrado con una pitilla, hace genialidades en un estofado de pollo, o una carne al vino tinto.

 

Fermentados

Oporto: Vino dulce y fuerte, perfecto para rociar un sofrito o en un almíbar de naranjas. Su origen es Portugal, en donde antiguamente se descubrió que agregándole aguardiente durante el proceso de fermentación, el vino lograba resistir los largos viajes en barco sin arruinarse. Oporto corresponde a una denominación de origen, pero no es obligación endeudarse para cocinar con este licor. La versión chilena, marca Diamante y vendida en todos los supermercados, está impecable para estos usos.

Sidra de Manzana: Para una pierna de chancho estofada con manzanas, o para un pollo con Garam Masala (aliño de la India), este brebaje espumoso lleva mucho tiempo injustamente recluido en el rincón de los espumantes de poca monta. Recientemente en Chile está comenzando la producción de mejor calidad, entrando a competir con las cervezas, cosa que hace tiempo ocurre en lugares como Inglaterra y Alemania. Así que cada vez tendremos más opciones para que unas pocas botellas sean parte de la despensa mensual.

 

Especias

Nuez Moscada / Canela / Clavo de Olor: Clásicas, pero en Chile usadas casi exclusivamente en la repostería. Estas tres especias, cada una con su sello particular, son ampliamente usadas en distintas cocinas del mundo, como la India o la del sur de Estados Unidos. Prueba adobando un pollo con ajo, ¼ de cucharadita de cada una, limón y cilantro fresco, una hora antes de meterlo al horno. O un poco de nuez moscada para una crema de coliflor. De ahí en adelante no vas a parar de experimentar.

 

Salsas

Humo Líquido: ¿Cómo? Aunque el nombre vaya en contra de las escasas leyes físicas que todos manejamos al revés y al derecho, esta salsa siempre ha estado ahí, bajo tus narices. Es de una típica marca de aliños y se llama Sabor Ahumado. De aspecto igual a la salsa de soya, es básicamente agua y un saborizante, y unos pocos chorritos en un sofrito o en el adobo de una carne, son suficientes para hacerte creer que llevas horas en el campo cocinando con leña.

Salsa Inglesa:O mejor llamarla por su nombre original, Worcestershire Sauce. Aunque bien difícil suena. Es uno de los mejores inventos de la cocina británica y está hecha a base de vinagre, melaza, cebolla, ajo, y extractos de tamarindo y anchoas. Si no la has usado antes, estrénala echando unos chorros a la mezcla de carne para unas hamburguesas caseras. O mejor aún, en un Bloody Mary para acompañar la preparación de esas hamburguesas. La marca original, y la mejor por supuesto, es Lea&Perrins y la encuentras en varios supermercados.


⚡️SUSCRÍBETE ⚡️