Salsas madres, la perfecta combinación

Salsas madres, la perfecta combinación

Vale Gracia / Chef y Food Styling

Cuando hablamos de las salsas se nos viene a la cabeza inmediatamente la salsa de tomates, que debe ser una de las más consumidas en todas las casas y familias. Pero salsas no solo quiere decir salsas de tomate, si no también, que son preparaciones líquidas donde son utilizadas principalmente para acompañar diferentes preparaciones; se pueden encontrar diferentes texturas, colores, sabores y temperaturas.

Hablamos de textura de la salsa según los componentes o ingredientes que tenga.

El color se refiere a la combinación de los ingredientes, llevando a veces a colores realmente lindos si se trabaja con técnicas correctas.

Podemos decir que las salsas tienen componentes tales como:

  • Base: este es el que dará el cuerpo de la salsa, puede ser con ingredientes como mantequilla, crema, fondos, entre otros.
  • Sabor: este será uno de los principales ingredientes de la salsa, ya qué le da la identidad, tiene que ir en muy buena armonía según lo que le toque acompañar. Además de la perfecta combinación de especias, sal, azúcar, entre otros.
  • Espesante: es el encargado de dar textura a nuestra salsa, de este punto dependerá si queremos salsas más liquidas o más espesas. Para ligar se usan principalmente harinas, almidones, materias grasas o largas cocciones.

Se les llama salsas madres porque de ellas derivan gran cantidad de otras salsas.

Las principales son:

  • Salsa bechamel: en base a mantequilla, harina y leche de ella derivan un sinfín de salsas como la de champiñones, salsa de mostazas, queso cheedar y todas las que tengan base cremosa.
  • Velouté: en base a un fondo claro o de manera más sencilla una especie de caldo de verduras, pollo o carne más la mezcla de harina con mantequilla en cocina llamado roux. Esta es la base para salsas un poco más ligeras que las en base a bechamel, tales como salsa de vino, salsa alemana, entre muchas otras.
  • Española: esta es en base a un fondo oscuro al cual se le agrega vino tinto además de las verduras y la proteína que pueda tener, por lo general son huesos de vacunos que se doran por un tiempo largo en el horno antes de agregar a la olla, más la mezcla de un espesante como lo es la harina con mantequilla. De esta base salen salsas como demiglas, oporto, entre otras.

Así que ya saben, parte muy importante de un gran plato es la salsa ya que le da humedad, cremosidad y es el complemento perfecto a cualquier preparación, todos a cocinar y a preparar ricas salsas ya sea con ayuda de recetas o creadas por ustedes mismos.   

 

 

 

 

 

 

 

 


⚡️SUSCRÍBETE ⚡️